Edgardo Ramirez NL

TRATAMIENTO NATUROPÁTICO CONTRA COVID-19:
UN POSIBLE MODELO DE INTERVENCIÓN TERAPÉUTICA

Dr. Edgardo Ramírez NL

Dr. Edgardo Ramírez NL

Compartir con tus amigos en:

INTRODUCCIÓN 

El COVID-19 es una enfermedad infecciosa, provocada por un virus de la cepa  Corona virus, mejor conocido en la actualidad como COVID-19. Es considerada por la comunidad internacional y agencias de salud pública como  una emergencia de salud pública grave, la cual es particularmente mortal en poblaciones y  comunidades vulnerables en las que los proveedores de atención médica no están  suficientemente preparados para manejar la infección (Dashraath et al., 2020). Al principio del  2019, tanto el virus, como sus efectos, eran totalmente desconocidos por el mundo. Hoy sabemos  que tiene una capacidad de propagación extrema y agresiva, provocando en pacientes síntomas tales como: fiebre, tos seca, cansancio, dolor de cabeza, en muchos casos diarrea, y severa  congestión de las vías del sistema respiratorio, entre otros efectos sistémicos corporales serios. 

Esta enfermedad viral, de rápida transmisión de paciente a paciente, ha logrado  trascender desde Wuhan, China, para esparcirse por el mundo entero desde diciembre de 2019  hasta el presente, identificándose como la primera pandemia del siglo XXI. En términos históricos, una de las más serias pandemias fue la Gripe Española al principio del siglo XX. Ésta,  en su época, tardó aproximadamente 12 meses en afectar el mundo entero. El COVID-19 solo  tardó 90 días para esparcirse por el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  en junio de 2020, el COVID-19 alcanzó un total de 8.84 millones de víctimas a nivel mundial, sucumbiendo a ésta 465,460 personas. Por lo tanto, se requiere considerar alternativas de  tratamiento pues, al presente, las existentes han demostrado limitaciones en el manejo y  supervivencia de los pacientes infectados. 

La naturopatía es la ciencia que busca devolver la salud al individuo empleando métodos naturales y alternativos (Pérez-Agusti, 2015). La importancia de los tratamientos alternativos o  naturopáticos radica en que la naturopatía se nutre de todos los conocimientos de la medicina  ancestral, como la medicina China y la Ayurbeda, y de todos los adelantos y descubrimientos de  la medicina moderna. 

Esta ciencia promueve la capacidad de potenciar las funciones y capacidades corporales y  promover la auto-curación del paciente sin recurrir a fármacos. Son muchos los casos de éxito  que ha tenido la naturopatía a lo largo de su historia y cada día son más las personas que optan  por tratamientos naturopáticos y/o alternativos sobre los métodos de la medicina alopática  (medicina convencional). Este trabajo presenta el manejo de dos pacientes con alternativas  naturopáticas. 

MÉTODOS 

Los pacientes, hombre y mujer, casados entre sí, el hombre de 62 años y la  mujer de 61 años, con educación universitaria, considerados, por su edad,  dentro del grupo denominado “pacientes de alto riesgo”, que resultan positivos a la prueba molecular de COVID-19. Se siguen los procedimientos éticos, según la  adecuada práctica de la naturopatía, para salvaguardar el bienestar de los sujetos. Ambos toman  la decisión de no tratar la afección con los métodos convencionales de la medicina alopática  considerando que podían, en su opinión, causarles daños adicionales a su condición. Se les  orientó sobre las posibles consecuencias de no recibir el tratamiento alopático y optan por  someterse a un tratamiento naturopático alternativo, acorde con las mejores prácticas de la  naturopatía. A tales efectos, se comienza el tratamiento y se recomienda someterse a un  protocolo naturopático diario (Tabla 1), el cual tiene la finalidad de fortalecer su sistema  inmunológico y evitar efectos adversos que el virus tiene a nivel sistémico. Dicho protocolo está basado en las indicaciones, no solo naturopáticas, sino también aquellas sometidas y publicadas  por el Dr. Michael González y asociados, perito internacional en Vitamina C, para lograr  inmunoestimulación y fortalecimiento del sistema inmunológico (González et al., 2005). 

De igual forma, en el momento en que la condición se manifestaba en ambos pacientes más agresivamente, en términos sintomatológicos, se procedió a someter a ambos pacientes a un  tratamiento homeopático creado con su propio esputo. La homeopatía se define como aquel  método terapéutico que se basa en la “Ley de similitud o de lo semejante”, afirmando que una  sustancia que provoca determinados síntomas en una persona sana, en cantidad mínima, es capaz  de sanar los mismos síntomas en una persona enferma (Pardo García, 2003; Ballester, 1999). 

Tabla 1. Protocolo naturopático diario 

Nutriente-Suplementos/ 

Alternativa de manejo 

Dosis  Frecuencia
Vitamina C (oral)  9,000 mg.  3 dosis diarias de 

3,000 mg.

Vitamina D-3 (oral)  5,000 IU  Diarios
CoQ-10 (oral)  1,000 mg.  Diarios
Infusión de limón con  

aspirina 

2 tazas (6 onzas)  Diarias (mañana y tarde)
Infusión de ajo y cebolla  

morada 

3 a 4 tazas  Diarias durante el día
Aspiraciones de vapor de  

alcanfor (presentación comercial  común)

Cada 2 horas  Durante un periodo de 12  horas
Descanso  Siesta  30 a 45 minutos diarios
Homeopático de esputo  4 gotas  Cada 2 horas

 

El procedimiento para crear el homeopático fue el siguiente, acorde con el protocolo  sugerido en la literatura homeopática (Ballester, 1999): 

  1. Se tomó una muestra del esputo de cada paciente, manteniendo las reglas de salubridad  e higiene requeridas. 
  2. Ambas muestras fueron depositadas en un envase de 10 ml. que contenía una solución  con base en alcohol etílico (vodka con contenido de 40 grados de alcohol). III. Ambas muestras fueron dinamizadas 10 veces (envase A). 
  3. Se tomó una gota del producto dinamizado (envase A) y se colocó en otro envase de  10 ml. con la misma base (envase B).
  • Se repitió el mismo procedimiento y el producto se denominó/clasificó como  homeopático 30X (envase C). 

RESULTADOS 

Durante la fase activa de la enfermedad, entiéndase sintomática, ambos pacientes informaron que padecieron de leve dolor de cabeza. Ambos mantuvieron un índice de oxigenación corporal que fluctuó entre el 95% y  96%. El paciente masculino experimentó tos al hablar y un poco de dificultad al respirar al  momento de la evaluación. La mujer no manifestó síntomas/signos al momento de ser evaluada,  salvo la cefalea leve reportada. Ambos pacientes fueron revaluados a los cinco días, luego de la evaluación inicial. Al repasar las recomendaciones, ambos aceptaron haber obviado la vitamina  C dentro del tratamiento recomendado. Una vez se les orientó, y entendieron la importancia del  ingerir esta vitamina, comenzaron a ingerirla, en las dosis recomendadas en el protocolo sugerido. No se reportaron efectos adversos de la ingestión de la suplementación vitamínica  sugerida. Se mantuvo por teléfono un estricto monitoreo para identificar cualquier problema  reportado por ambos sujetos. En un plazo de 24 horas, desaparecieron la tos y el dolor de cabeza  en el hombre, y la mujer manifestó sentir una franca mejoría en su salud y la recuperación de sus  fuerzas. Todo el tratamiento tuvo una duración de 12 días, durante los cuales los pacientes  informaron una mejoría sistémica sin reportarse ningún efecto adverso. 

DISCUSIÓN 

El tratamiento recomendado logró mantener a ambos pacientes en mejoría y  fuera de las salas de emergencia de los hospitales. Sin embargo, existía la  posibilidad de que, de no seguir el tratamiento recomendado, la afección escalara a una condición más severa, lo que hubiese requerido, posiblemente, el ingreso y  hospitalización de ambos y la exposición a un sinnúmero de enfermedades y condiciones que  pudieran complicar el cuadro de ambos pacientes por estos encontrarse en el grupo de alto  riesgo. 

Por otro lado, el reconocimiento de ambos pacientes de que, en un momento dado, no  siguieron las recomendaciones sugeridas al tratamiento, según el protocolo naturopático  sugerido, pudo provocar que hubiese una disminución en la recuperación. Sin embargo, al darse  la orientación para que se siguiera estrictamente el protocolo sugerido, y los sujetos así hacerlo,  se dio la oportunidad de comprobar la efectividad de la vitamina C y los demás suplementos/ elementos en el tratamiento contra el COVID-19, como alternativa viable y segura, al menos en  estos dos casos. 

CONCLUSIÓN 

Clínicamente, se debe considerar, como intervenciones viables, el implementar  protocolos naturopáticos y alternativos como herramientas de tratamiento.  Sugerimos que se realicen más investigaciones, tomando en consideración los  

protocolos naturopáticos, y que puedan ser considerados en forma integral, incluyéndolos como  complemento de tratamientos a nivel de medicina alopática/tradicional y evaluando su  efectividad. Esto debería tener prioridad en la lucha contra el COVID-19. 

REFERENCIAS 

Ballester Sanza, A., Sanz Franco, M., & Galán Graub, E. (1999). Homeopatía: Fundamentos  científicos. Hemeroteca, Valencia, España. 

Dashraath, P., Jeslyn Wong, J. L., Karen Lim, M. X., Lim, L. M., Arijit Biswas, S. L., Choolani,  M., Mattar, C., & Su, L. L. (2020). Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), pandemia y embarazo. Soy J Obstet Gyneco. 222 (6) 521-531. doi:  

10.1016/j.ajog.2020.03.021 

González, M. J., Miranda-Massari, J. R., Mora, E. M., Guzmán, A., Riordan, N. H., Riordan, H.  D., Casciari, J. J., Jackson, J. A., & Román-Franco, A. (2005). Orthomolecular oncology  review: ascorbic acid and cancer 25 years later. Integr Cancer Ther 4(1):32-44. doi:  10.1177/1534735404273861 

Pardo García, A. (2003). Descubra las virtudes de la Homeopatía. GIDESA, Buenos Aires,  Argentina. 

Pérez-Austi, A. (2015). Homeopatía Sencilla. Ediciones Master, España. Copyright 2021 Non-Profit Evaluation & Resource Center, Inc. 

Colaboració y desarrollo

Ramírez, E. & Rodríguez, J. Scientific International Journal™ 

Edgardo Ramírez Cedeño, MS, MNS
Profesor
Programa de Ciencias de la Salud
NUC University
Recinto de Manatí
Manatí, Puerto Rico
eramirezcedeno@gmail.com

José R. Rodríguez Gómez, MD, PhD, MPH
Catedrático e investigador
Programa de PhD Psicología Clínica
Universidad Carlos Albizu
Recinto de San Juan
San Juan, Puerto Rico
jrodriguez@albizu.edu